Las víctimas tienen derecho a la verdad, la justicia y la reparación. Tanto la sociedad como las instituciones tenemos el deber de reconocerlas como víctimas, prestarles apoyo humano y material, y la obligación de hacer una revisión crítica del pasado con garantías de no repetición.

Programa de atención a las víctimas