Parque de la Memoria de Sartaguda

 

Se trata del principal monumento memorialista de Navarra, levantado en recuerdo y homenaje de los ciudadanos y ciudadanas navarros asesinados tras el golpe de Estado de 1936. Fue impulsado por la Asociación Pueblo de las Viudas de Sartaguda y la Asociación de Familiares de Fusilados de Navarra (AFFNA36), actuales propietarias de las esculturas; contó con el apoyo del Ayuntamiento de Sartaguda, que cedió el suelo para el Parque, y el respaldo del Parlamento de Navarra en su declaración institucional de 10 de marzo de 2003. Fue sufragado con aportaciones de instituciones locales y de particulares. 

El artículo 15 de la ley 33/2013, de reconocimiento y reparación moral de las ciudadanas y ciudadanos navarros asesinados y víctimas de la represión a raíz del golpe militar de 1936, establece que el Parque de la Memoria de Sartaguda gozará del máximo reconocimiento y protección oficial.

El parque ocupa un espacio de más de 6.000 metros cuadrados, propiedad del ayuntamiento de Sartaguda y cedido por este para su actual uso. El elemento central del parque es un muro que recoge los nombres de todas las personas asesinadas en Navarra tras el golpe militar del 18 de julio de 1936. Asimismo, cuenta con obras de José Ramón Anda (Atariaren Besarkada), Joxe Ulibarrena (Los Acribillados de la Santa Cruzada) o Néstor Basterretxea (Como Hoz Atávica y Mortal). Además, en estos elementos escultóricos se recogen diversos textos que reflexionan sobre aquella tragedia, que se deben a autores como Bernardo Atxaga, Castillo Suárez, Jokin Muñoz o los ya fallecidos José María Jimeno Jurío y Pablo Antoñana.

Desde su inauguración, el Parque se ha convertido en el principal punto de referencia de familiares, asociaciones y ciudadanía en general como lugar para la reivindicación de la memoria de todas las personas injustamente represaliadas por la violencia desatada tras el golpe militar de 1936, y es testigo de la voluntad expresada por la sociedad navarra de no olvidar su pasado traumático.